25.5 C
Morelia
14 julio, 2024
PRESENCIA DE MICHOACÁN

El costo político puede ser altísimo

 

° El costo político puede ser altísimo si tienen previsto un plan de contubernio en el Senado.

Por Javier Lozano

 

Los autores de la grilla interna en el Senado deben estar muy conscientes del costo político que puede llegar a ocurrir sí pretenden operar un contubernio con el pretexto de analizar la comisión de la Junta de Coordinación Política en el caso de José Manuel del Río Virgen.

Es claro que no lo admiten, pero, detrás de todo, hay un sesgo político por la sucesión presidencial adelantada. Lo paradójico de todo es que, lejos de tratar de mostrar una lealtad incondicional al presidente con una propaganda amorfa, le pueden complicar el camino porque ponen en riesgo la unidad que es producto del gran esfuerzo de su líder, Ricardo Monreal.

Y no sólo eso, se pondría en riesgo el esquema de Reformas Constitucionales en distintas materias que aún están pendientes. Esto significa que, la misma inercia o el efecto de un plan maquiavélico de tratar de mover al coordinador de los senadores de Morena, iniciaría no únicamente la posición de dos corrientes en el seno morenista, sino reinaría el caos.

Además de que la oposición se está frotando las manos para aprovechar esa coyuntura, quedaría al desnudo la simulación del compromiso de un grupo de senadores que, movidos por César Cravioto, están alimentando el divisionismo que, por añadidura, acarrea una atmósfera confusa e incierta.

Desde esa perspectiva, la polarización lograría minarse hasta los cuadros del partido. Esas dificultades las puede cargar la estructura de miles de simpatizantes y militantes de Morena, máxime porque uno de los componentes claros es la unidad y las reacciones de los referentes de peso en el seno partidista.

Tomar una decisión equivocada de un grupo de senadores encabezados por César Cravioto puede tener graves consecuencias políticas.

Quizá no han dimensionado el tamaño del boquete que abrirían si se llegase a consumar un golpe bajo luego de constatar que, en ésta semana, hubo indicios descifrables que esbozan un golpismo, a mi juicio, para tratar de inclinar la balanza, lo dije ayer, hacia la imagen de Claudia Sheinbaum con César Cravioto, como personero de Martí Batres.

Así pues, el grupo de senadores jalados por el canto de las sirenas de la sucesión presidencial, no tienen mucho futuro político si nos fundamentamos en la capacidad de Ricardo Monreal como líder indiscutible. Él, con pericia y habilidad, ha hecho posible la aprobación de todas las Reformas, leyes, nombramientos y ratificaciones sin poner en riesgo el trabajo legislativo.

Honestamente no visualizo a nadie si llegan a remover a Ricardo Monreal a fin de realizar esa chamba. Basta recordar que, ni la propia Olga Sánchez Cordero logró convencer a los líderes de la oposición a tomar decisiones para aprobar un periodo extraordinario con muchos intentos. Quiso ser un antídoto o, más bien, una especie de panacea dándole auge al papel preponderante que juega un secretario de Gobierno, pero, en términos de efectividad, fueron insuficientes.

Olga Sánchez fracasó, lo mismo que el “todopoderoso” Gabriel García Hernández cuando arribó al senado.

Ahora imaginen si se produce una división. La reacción dará un giro total; no sólo los mecanismos de comunicación entrarían en crisis, sino las reformas que, en avance de desarrollo en México, han sido la principal columna vertebral de la 4T.

Y quizá algo que ya tienen previsto pero que se ciegan por el egocentrismo del poder es, evidentemente, la supremacía que acumulará Ricardo Monreal por ser una víctima del sistema al considerarse un golpe que puede detonar la rebelión no sólo del partido en el poder, sino manifestar la exacerbación a través de un gran respaldo popular debido al favoritismo que llegaría a ocasionar un rompimiento que pondría en riesgo la continuidad de la Cuarta Transformación en 2024.

Ricardo Monreal superó la propia decisión autoritaria de Ernesto Zedillo en momentos de definiciones en Zacatecas hace algunos años. Esa misma capacidad puede generar un efecto positivo al presidente de la Junta de Coordinación Política para revitalizar el Monrealismo que movilizará, sin lugar a dudas, una gran manifestación de líderes políticos, senadores, gobernadores, presidentes municipales, cuadros importantes dentro de Morena y, mejor aún, una buena parte de militantes y simpatizantes de Regeneración Nacional.

Esto suele pasar. El propio Andrés Manuel López Obrador construyó gran parte de ese éxito al ser víctima del sistema.

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS