25.5 C
Morelia
14 julio, 2024
PRESENCIA DE MICHOACÁN

La dinámica familiar y el desarrollo infantil

 

 

Por: Eva Contreras.

La educación de un niño viene desde muy temprana edad, y es importante que se intente integrar positivamente, ya que la sociedad influye sumamente a su desarrollo tanto cognitivo, emocional y comportamental, las diversas relaciones que le rodean son primordiales en las primeras etapas de vida. El amor, el cuidado tanto psicológico como físico, el respeto y la educación son básicos para un niño con un desarrollo óptimo. Aunque sabemos que empíricamente no se lleva a cabo del todo, por ello es que existe tanta deserción escolar y muchos otros conflictos de tipo conductual, cognitivo, afectivo y social.

Encontrar estrategias que puedan utilizarse con los padres como una manera de asegurar un buen desarrollo es el objeto a seguir de muchos autores. Ya que el ingreso a la escuela implica una serie de sucesos “nuevos” para todo niño y los padres deben estar preparados para esto, puesto que los educadores buscan generalmente el apoyo de los padres. Por otro lado, es importante que exista un lazo “sano” entre los padres y los hijos, como el ser abrazados o estimularlos positivamente, para llegar a una saludable personalidad. El amor viene a ser una emoción que fomenta en el niño la seguridad necesaria para enfrentar posibles ansiedades, frustraciones, miedos, etc., es necesario proporcionarles amor a los hijos para la convivencia armónica en el núcleo familiar.

A partir de esto se cree imprescindible aportarle proyectos a la familia para la solución a las problemáticas que se van detectando, por no llevarse a cabo los componentes necesarios para un adecuado desarrollo de la personalidad del niño. Hay que recordar que la escuela instruye y educa, no obstante, la familia tiene también un papel primordial en la educación, pues es la primera institución presente en la vida del niño y tiene como objetivo principal, favorecer el desarrollo equilibrado del ciudadano del futuro. La educación familiar exige una preocupación cotidiana. El menor desajuste puede traer repercusiones profundas.

“Vamos a invertir primero en educación, segundo en educación, tercero en educación. Un pueblo educado tiene las mejores opciones de vida y es muy difícil que lo engañen los corruptos y mentirosos”.

José Mujica.

PUBLICACIONES RELACIONADAS