25.5 C
Morelia
14 julio, 2024
PRESENCIA DE MICHOACÁN

Será Ricardo y no Claudia; gran desacierto de Lilly Téllez

Columna invitada

La noticia se maximizó. Por una parte, los medios replicaron una concepción personal; fue una especie de postura con el afán publicitarse e ir penetrando en una corriente de opinión no sé si para ir midiendo el efecto que puede ocasionar una narrativa de ésta naturaleza. Lo cierto es que provocó comentarios negativos; nadie le compró, al menos seriamente- las intenciones de Lilly Téllez en competir en las elecciones del 2024.

Dijo que puede vencer a Claudia. El problema es que, ni Lilly Téllez, ni la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, tienen una garantía que aumente sus posibilidades. Si bien el nombre Sheinbaum suena, y se ha intentado posicionar su imagen con una estrategia a la vista de todos, eso no da por hecho absolutamente nada.

Cualquier versión o comentario puede mostrarse, a partir de este momento, como una simple especulación. Sea como sea, hay muchas razones o circunstancias políticas que pueden dar un giro al futuro presidencial. Aunque el presidente López Obrador insista en el tema, hay más acciones que lograrían ser, en términos políticos, un elemento para ponderar o valorar a pesar de que hay condiciones desiguales en los principales aspirantes de Morena.

Hay una manera de lograr fundamentar este hecho. La elección todavía tiene mucho tiempo como para poder reconocer a un favorito. Es una irresponsabilidad pensar que, desde este instante, Claudia Sheinbaum será la abanderada. A pesar que en calidad de jefa de Gobierno no se ha pronunciado en este sentido, puede decirse que siente un grado de comodidad por la tribuna que le facilita el presidente.

Sin embargo, aunque el presidente en dado caso de que tenga un favorito (a) existen alternativas para inclinar la balanza. Sigo sosteniendo que, en esa tesitura, el Senador Ricardo Monreal es, por mucho, el actor más experimentado y hábil en estos momentos.

Lo que hoy percibimos, a todas luces, es el gran momento del presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado. Él, hoy por hoy, es la opción más viable para el mandatario porque responde perfectamente a las características que debe tener un presidenciable ante los retos mayúsculos. En otras palabras, está a la altura de las circunstancias.

Seguramente muchos aseguran que, la encuesta, sabrá canalizar un resultado. No obstante, se han ido documentando las anomalías que arrastran estos mecanismos; entonces, la elección primaria puede ser, en la fase previa, una alternativa que logra verse desde cualquier ángulo como un instrumento más justo, equitativo y democrático.

Con esas reglas de participación evidentemente habrá mayor oportunidad y equidad para los participantes y es allí, donde Ricardo Monreal, puede imponerse al agrupar o jalar más el voto interno de las estructuras del partido. De hecho, ese mecanismo seguramente se planteará porque, la alternativa, es una urgencia que vendrá a consolidar a Morena como un auténtico partido político.

Para que eso suceda, Morena tiene que reformar sus estatutos. Parece complejo, pero no imposible si consideramos la capacidad que ha demostrado el Senador Ricardo Monreal.

Eso puede ser un presagio. Finalmente, si hay alguien que muestra ese poder es, por mucho, Ricardo Monreal.

Con ese poder político, y después de haber logrado un importante trabajo en el Senado de la República, Ricardo Monreal es, sin lugar a dudas, el favorito a juicio de una inmensa ola social. Además de ser un factor de unidad y cohesión, es el actor de Morena más hábil, maduro e inteligente políticamente hablando.

Y es que después de varios años de haber demostrado su convicción y coherencia con un movimiento o expresión política, se coloca en los reflectores de la competencia cada vez más sólida junto a la enorme experiencia que ha salido avante, incluso, cuando han tratado de meterle zancadilla.

Justamente esa es, hoy en día, una de sus grandes virtudes al luchar a contracorriente. Por ello, Claudia Sheinbaum no puede, por ningún motivo, sentirse candidata de Morena.

Siendo así, gran desacierto de Lilly Téllez. No será Claudia, sino Ricardo Monreal, el próximo candidato de Morena. Para dar un ejemplo, la jefa de Gobierno puede llegar desgastada porque será necesario convencer a millones de militantes y simpatizantes que, por ningún motivo, habrá una decisión sesgada. Sin embargo, por distintos medios han tratado de persuadir a la ciudadanía a fin de proyectar su imagen.

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS