13.5 C
Morelia
21 febrero, 2024
PRESENCIA DE MICHOACÁN

COLUMNA “BAJO LA LUPA”

 

Por Armando Saavedra

*VÁNDALOS DERRIBAN ESCULTURA “CONTRUCTORES DE *MORELIA”.

*LIBERAN A LOS VÁNDALOS, QUE REPARARÁN EL DAÑO.

*ENTREGAN NOMBRAMIENTOS EN EDUCACIÓN INDÍGENA.

*CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD CAMPEAN EN LA SSPE.

Es increíble, que un grupo de vándalos que se autodenominan “Consejo Supremo Indígena de Michoacán, vengan a Morelia, ciudad que no es su tierra, a realizar actos de verdadera barbarie, derribando una escultura elaborada por el escultor PADILLA RETANA, en honor a los “Constructores de Morelia”, encabezados por Fray Antonio de San Miguel.

El historiador ARTURO HERRERA CORNEJO, publico que, curiosamente Fray Antonio de San Miguel, fue benefactor de los indígenas. Cuando la sequía causó pérdida de las cosechas, a fines del siglo XVIII, abrió la alhóndiga para dar maíz a los más necesitados y no solo eso, sino que emprendió al mismo tiempo obras públicas, para crear fuentes de empleo, como la Calzada de San Diego y la reconstrucción del Acueducto. Fue quien ordenó sacerdote a José María Morelos.

Los señalamientos de HERRERA CORNEJO, se complementan con la opinión de un estudioso de la historia, el amigo GABRIEL DE MORELIA, como se firma en la red social, que afirma lapidariamente:

Son tarascos.

Los Tarascos eran un pueblo que se sentía superior y subyugaba a varios pueblos que formaban el Mechuacan: Pirindas, Nahuas, Cuaucomatecas, Jicalangas et al. En el siglo XX los gringos los convencieron y ellos creen que decidieron llamarse “purépechas”.

Se distinguen por exigir resolver sus vidas en el ámbito de los pueblos.

Hay, sin embargo, algunos que se siguen sintiendo tarascos. Celosos de su autonomía, son poco respetuosos con la autonomía de los mestizos. Se sienten con derecho a exigir acciones basadas en percepciones subjetivas a un ayuntamiento constitucional.

Extienden ese supuesto derecho para ejercer violentamente su capricho en un pueblo que no es el suyo. Piensan que los pirindas y los mestizos somos inferiores y debemos obedecerlos.

Sostengo, por lo tanto, que los violentos iconoclastas no son purépechas, son unos pobres tarascos carentes de padre.

Así las cosas, es claro, que los vándalos, ninguna razón válida tuvieron para realizar la depredación del patrimonio de los morelianos, quienes, con sus aportaciones monetarias en popular cooperación, financiaron el costo de la realización de dicha obra del maestro PADILLA RETANA, quien proyectó en su obra, la generosa acción del que fuera fundador de la ciudad de Uruapan, Patamban y Tarecuato.

LIBERAN A LOS VÁNDALOS, QUE REPARARÁN EL DAÑO.

Ni transcurrieron 24 horas, cuando las autoridades ministeriales otorgaron la libertad a los facinerosos destructores, quienes beneficiados por la acción de su grupo de presión al bloquear carreteras y al parecer incendiar vehículos, doblaron la aplicación llana y simple del derecho, beneficiados por un “convenio reparatorio”.

Si, aunque Usted no lo crea, el Centro de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (CMASC) de la Fiscalía General del Estado, firmó con los destructores, un “convenio” en el que los facinerosos se comprometieron a pagar el importe de la reparación de la escultura, en cómodas mensualidades, a más de comprometerse a “no volver a incurrir en la conducta ilícita”, o sea, que ya se portarán bien.

La verdad, da risa el famoso “convenio reparatorio”, firmado cínicamente, como si los ciudadanos no supiéramos, que el gobierno hace como que los consigna, les atribuye la presunta comisión de delitos y es la misma autoridad estatal la que sufraga los montos de las fianzas o de la reparación del daño, pues no es de dudarse que sea el propio ayuntamiento de Morelia o el gobierno del estado quienes paguen la rehabilitación de la escultura. La burla es clara y la impunidad evidente.

ENTREGAN NOMBRAMIENTOS EN EDUCACIÓN INDÍGENA.

Por si fuera poco el acto de vandalismo realizado por este grupo dizque de “indígenas” michoacanos en la capital michoacana, por otro flanco, también doblegaron a las autoridades estatales, al conceder ésta, que los nombramientos de funcionarios de la secretaría de educación estatal, particularmente en el área de educación indígena, fueran propuestos por dicho grupo.

Según un boletín oficial, quienes fueron designados son: LÁZARO MÁRQUEZ JOAQUÍN como director de Educación Indígena; subdirector de Vinculación y Asistencia Técnica, HUGO SALCEDO PEÑA; FERNANDO ORTEGA RAMOS, Jefe de Departamento de Educación Primaria Indígena; HÉCTOR BERNABÉ CRUZ, Jefe de Departamento de Educación inicial y Especial Intercultural; LAURA LETICIA ROSAS RAMOS, Jefa del Departamento de Educación Intercultural Media superior y Superior.

LÁZARO MÁRQUEZ JOAQUÍN, es el mamarracho que, sin tener el nombramiento oficial, se atrevió a firmar una convocatoria a “las bases magisteriales del sector indígena” para bloquear las carreteras estatales los días 27 y 28 de enero pasado, ignorando que en todo caso de ser autoridad educativa, no es quien para realizar ese tipo de convocatorias.

Asimismo, se nombró a ROSA GÁMEZ BALTAZAR como Jefa de Departamento de Desarrollo Curricular e Investigación Educativa; a MARÍA ESMERALDA MARÍN RAMÍREZ como Jefa de Departamento de Servicios Asistenciales; a GREGORIO SERAFÍN GARCÍA como Jefe de Departamento de Planeación y Evaluación; y a BERTHA ALICIA ORTIZ MARTÍNEZ como Jefa de Departamento de educación Preescolar Indígena.

Lo anterior, evidencia la vulnerabilidad de las instituciones estatales y la debilidad del gobierno del estado, que en aras de la no confrontación con estos grupos de presión, renuncia a su potestad de cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la particular de Michoacán, al no ejercer el poder público que les conferimos.

Y luego, hay funcionario del gobierno estatal que se quejan de que son injustos los señalamiento de que en Michoacán hay ingobernabilidad e inexistencia del estado de derecho, cuando quienes tiene la responsabilidad de cumplir el pacto social, renuncian a esa responsabilidad, obedeciendo la voluntad de grupos cuyos intereses no son los de Michoacán.

CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD CAMPEAN EN LA SSPE.

4 mil pesos es lo que tiene que pagar los camioneros que por necesidad tiene que cruzar la ciudad de Morelia, información recabada por este columnista nos dice que, el “salvoconducto” incluye pasar por la normal de Tiripetio sin ser molestado por las pandillas de seudo estudiantes normalistas, cuota que es cobrada por efectivos de tránsito del estado o de la policía estatal de caminos.

Y es que, aunque en esta columna ya no quisiéramos comentar nada de la secretaría de seguridad pública, sin embargo, las políticas públicas que en materia de seguridad dicta “Mi General” ORTEGA, dejan mucho que desear, el “operativo” desarrollado en días pasados contra los normalistas de Tiripetio, fue más que evidente en su ineficacia.

Fue lamentable escuchar en el entorno policiaco las instrucciones de “Mi General” ORTEGA dictadas por los medios de comunicación policiacos, en el que se ordenaba no tocar a los seudo estudiantes, que por el contrario, solo desarrollar acciones de “disuasión”, las que incluyen no repeler las agresiones de este grupo de normalistas.

Al parecer, “Mi General” ORTEGA tiene el compromiso de no generar ninguna situación que pueda ocasionar que, a consecuencia de utilizar la fuerza en repeler a estos grupos, alguno o algunos de ellos salgan lastimados, de manera que esas lastimaduras puedan ser utilizadas en la protesta, pera endilgarle el epíteto de “represor” a FREDY RAMÍREZ. ¡Viva la impunidad!

 

 

 

 

 

 

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS